Blogia
Duna Loves

Al borde de la cornisa

Al borde de la cornisa Hoy me he encontrado leyendo, desde la parte más inconsciente de mi consciencia, las teorías sobre el suicidio de Durkheim que un día estudié, hace casi un par de años.
1) Suicidio egoísta: los hombres, los protestantes, los ricos y los solteros muestran índices de suicidio superiores a los de otras personas (mujeres, católicos y judíos, los pobres y los casados) a consecuencia de un bajo nivel de integración social.
2) Suicidio altruista: totalmente al contrario del anterior, en este caso la integración social es mayor, hasta tal punto que la sociedad obliga al suicidio.
3) Suicidio anómico: ante la falta de normas el individuo se encuentra insatisfecho, lo que le lleva al suicidio. Un claro ejemplo de este tipo de suicidio es el Crack del 29. Sujetos con la integración al grupo alterada o distorsionada (ruina repentina, divorcio, cambios drásticos de hábitos o de vida).
4) El extremo opuesto del suicidio anterior es el suicidio fatalista: en este caso es tanta la regulación, unas normas excesivas, que provocan al individuo una falta de libertad que lo lleva al suicidio (militares y jóvenes ante el fracaso escolar).

Otras teorías psicológicas:
* Psicoanálisis ( Freud ). Elaboró una interpretación sobre el tema, en el que es Thanatos o instinto de muerte autodirigido, el que nos induce a este tipo de comportamiento. El suicidio representa la hostilidad inconsciente dirigida hacia el objeto amado que ha sido previamente introyectado, por regla general, de forma ambivalente.
* Menninger ( 1938 ). El suicidio sería un homicidio invertido, el resultado de la rabia o la ira contenida contra otra persona, que se dirige al interior o se utiliza como una excusa para el castigo. Se distingue en toda idea suicida tres componentes: el deseo de matar, el deseo de ser matado y el deseo de morir.
* Psicología Cognitiva. Han hallado que es la desesperanza la que está ligada a la consumación del suicidio, por tanto, su tratamiento se encamina a corregir los pensamientos negativos e infundir esperanza.

Finalidad e intencionalidad del acto.
Entre los motivos más frecuentes cabe reseñar:
* Sentimientos de desesperanza al no alcanzar determinados objetivos y vivirlo como un hecho irreversible.
* Como vía de escape ante situaciones opresivas que no se sabe como afrontar.
* Como forma de llamar la atención ante una situación desesperada, como forma indirecta de solicitar ayuda.
* Como un chantaje para lograr determinados cambios en la actitud de los demás y lograr beneficios secundarios.
* Falta de sentido a la vida y sólo hay sentimientos negativos. El hecho de vivir es penoso, doloroso e irresistible. Se ve el suicidio como la única solución, es típico de la psicosis afectiva.
* La soledad y el aislamiento hacen que la vida pierda sentido, ya que no se puede compartir. Es frecuente en personas mayores.

El suicidio desde el punto de vista psicopatológico, no es más que un síntoma de tipo conductual que hay que estudiar desde todas las vertientes posibles.


Es algo cobarde, pero hay quien de desesperanza también se muere...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

6 comentarios

Ardi -

Estoy con nube... ¿nunca habéis pensado, aunque fuese livianamente, en suicidaros? A veces es cobarde, raras veces valiente, en ocasiones un destello de lucidez, de sensatez (no hay nada delante, nada dejas detrás, psé, si cortas aquí nada se pierde, acabemos ahora que todavía no me hace polvo ningún ataque de gota). Por otro lado, qué pensáis de ese suicidio egocéntrico que todos los críos han pensado cometer alguna vez: "mi mamá me ha reñido, ya no me quiere... si yo me muriera entonces sí que sufriría... voy a tirarme de un puente, para luego verla cómo llora... se lo tendría merecido, por mala, por haberme enviado a la cama sin cenar... ". Vocación suicida para castigar a quien te quiere, porque no te quiere lo bastante... sí, ya os he dicho que soy rarito :-)

Nube -

No creo q sean cobardes las personas q terminan por suicidarse. Simplemente pienso q tocan fondo, q no pueden más. Una solución rápida, si. Pero para q tienen la necesidad d seguir adelante si el sufrimiento es tal y tan grande q les impide vivir??.
Te hablo con conocimiento d causa, cuando te dijo q no son cobardes...

Un saludo DuNa.

bokuden -

Se me ocurre un tipo más: el suicidio ritual practicado por ejemplo por los samurai (seppuku), de diferentes connotaciones, opino.
http://samourais.free.fr/S_Seppuku.html
http://www.famdpt.org/47%20Samurais.htm

Hay material de más calidad por ahí, he hecho una busqueda rápida. Teoría y una historia fundamental.
Es un tema complicado. Personalmente soy partidario de la vida, aunque con matices... es difícil establecer una norma para una elección tan seria. Aunque naturalmente, respeto a aquel que lo elige de la misma forma que me gustaría que me respetasen a mi si esa fuera mi voluntad. Que podría serlo. Pero hoy no :)

Hechi -

No sé alguna vez reflexionado sobre ello creo que no es ni cobardía ni valentía, siento que una persona debe estar realmente desesperada para tomar esa decisión sin recordar que después de la tormenta siempre vuelve a salir el sol.
La cosa es que lo que si sé que es...es un acto muy egoista, consciente o incoscientemente, en ese momento sólo se piensa en SU DOLOR, pero si se pararan a pensar en el DOLOR DE LOS DEMÄS...se suicidarían??? al menos si ahora no pueden luchar y sonreírle a la vida por si mismos, hasta que puedan que lo intenten por los que quedan...es un tema que me aterroriza, muy duro, demasiado incluso probablemente sea injusto que yo diga mi opinión sobre él, pero ostias !!! es que no tiene vuelta atrás...
Besitos en tus arenas cálidas

Marta -

Grandes preguntas las que ha propuesto Mariposa.
Supongo que todo depende de la ocasión, el estado anímico, en que nos encontremos cuando estamos pensando en ese acto.
Y... En el caso en que se dé, habrá que pararse a pensar que si uno está tan desesperado por hacerlo, bien puede esperar al día siguiente, no?
Tal vez ese mañana pueda deparar una sorpresa, o un cambio de sentido a la vida.

Besos

La Mariposa -

DuNa:

Confieso que temas como el suicio no ocupan apenas tiempo en mi pensamiento: yo Amo demasiado la vida para que algo así pase siquiera de soslayo por mi mente.

Sin embargo, cuando alguna vez he reflexionado sobre ello, siempre he concluido con la misma pregunta: ¿Es un acto de cobardía por no ser capaz de afrontar la vida? ¿O un acto de valentía, precisamente por ser capaz de renunciar a ella?

Besos fuertes
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres