Blogia
Duna Loves

Triángulo olvidado

Triángulo olvidado El olvido es un regalo del cielo, decía Cervantes. ¿Y qué es olvidar? Porque si aquel recuerdo que olvidaste reaparece o pasea por tu vida con frecuencia, reavivas el recuerdo y de nada sirvió el esfuerzo de olvidar. Pero si aparece una imagen nueva, ese recuerdo imposible de olvidar, esa imagen que reaparece intermitente, puede ser sustituida, y puedes rehacer tu memoria. Aún así, hay recuerdos vivientes que se clavan dentro, que te revolotean en la cabeza de vez en cuando, regalándote impulsos irracionales de arrepentimiento inmediato. Y a ti te duele, y haces daño, pero no puedes evitarlo porque es lo que sientes, lo que te martillea por dentro, y cuando te des cuenta podrás bailar con la vergüenza, vergüenza de haber regalado palabras pasadas de tiempo con forma de sentida despedida, vergüenza de dar lástima; pero se supera, porque eso es el olvido, porque hablan de él los que lo han vivido, porque también lo he vivido. Jugar a daga atravesada de agua y sal hace daño al atravesado y al arma, y el doble filo salpica. No llores, respira hondo, contente, camina hacia adelante y olvida lo que debas sin que suene a despedida, porque vamos a sufrir lo mismo pero a distancias distintas.

A ese vértice paralelo a mi que sólo conozco de palabras ajenas y al que me une una punta común, pero compartida de forma distinta. Ánimo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

7 comentarios

g. -

Me encantó la frase de Cervantes.

me la anoto.

DuNa -

Manuel: creo que sí hay que olvidar ciertas cosas negativas y, claro está, seleccionar las positivas.

Mariposa: Ojalá viviésemos ese tiempo, sí...

Carlos: Toda la razón!

Hechi: Muchas gracias! muy contenta de que te haya gustado tanto. Besitos

Ardi: pues tengo que tener los recuerdos super limpios, porque ultimamente... Lo último que dices me gusta: siempre habrá esperanzas, sí

Gracias a todos, besitos de arena!!

Ardi -

Porque es agua salada, la lágrima limpia el ojo.
A veces, también, el llanto abre cuenta nueva y limpia los recuerdos. Pero siempre de forma selectiva: se lleva los malos, mantiene los buenos. Sufrid lo mismo, en lugares distintos, a la misma ditandia, y procurad que el sufrimiento sea lo menos posible, que también podéis vivir, en esa distancia, las mismas esperanzas.
[ardi, hoy vestido de blanco]

Hechi -

Duna sinceramente me has impresionado, el texto bellísimo pero esa dedicatoria final...rompe, desgarra, que buena!!!
Y si hay recuerdo...es que aún no hay olvido.
Me quedo con esta frase por pasada de buena que me pareció:
"Jugar a daga atravesada de agua y sal hace daño al atravesado y al arma, y el doble filo salpica. No llores, respira hondo, contente, camina hacia adelante y olvida lo que debas sin que suene a despedida, porque vamos a sufrir lo mismo pero a distancias distintas."

REALMENTE BUENÏSIMO
Besotes de luna dormilona con sonrisota de estrellas lloviendo sobre tu oasis

Carlos -

En mi caso, siempre olvido cosas que luego quiero recordar. Y creo que a todos nos pasa igual.

El olvido solo asalta cuando el recuerdo es buscando insistentemente.

Cuando queremos olvidar algo no somos capaces de hacerlo, y si al revés. El alma es así de traicionera.

La Mariposa -

Duna:

Ya dejé esta frase en algún lugar o lugares pero ahí va de nuevo:

"Dicen que el tiempo lo cura todo, pero no vivimos el suficiente tiempo para comprobarlo".

¿Que si existe el olvido? Pues, no sé. Tal vez, si viviésemos 1000 años, podríamos contestar con más tino a esta pregunta.

Besos voladores ;-)

Manuel -

Yo creo que el olvido no es tan bueno, quizas sea por que mi olvido funciona muy bien seleccionando lo positivo, que guarda con cuidado y eliminando lo negativo.
Creo que no hay que olvidar lo malo, con el objeto de que las situaciones que te hicieron daño no se vuelvan a repetir, con el objeto de no dar pie a aquellas personas que te hirieron para que vuelvan a hacerlo.

Un beso
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres