Blogia
Duna Loves

De viaje

Hace ya días que no veo a la chica de la gabardina roja. Cuando tienes que viajar en tren cada mañana, poco a poco te vas quedando con las caras de los pasajeros. Sabes quién sube en tu estación, a qué hora, cuándo vuelve... Hay un padre con sombrero de cowboy que siempre lleva a sus dos hijos al colegio. Está el chico del abrigo blanco y la mochila, la chica del bolsito de Tous, el que lleva la música a todo volumen (y que me recuerda que mi mp3 está muerto)... Y, entre tantas caras, entre estación y estación, se abre el cielo blanco y va saliendo sol. Y, como he dicho tantas veces, cada amanecer es distinto, como las personas que subimos al tren cada día. Privilegios del viaje...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Danelí -

Desconocidos conocidos
protagonistas de relatos que probablemente nunca leerán.
Amigos sin hablar (con palabras), que con todo lo demás han de decir mucho.

Un beso
hasta pronto

Ardid -

Cómo se hace rutina... Es el efecto de la mera exposición.

Saludos =)

Sory -

Me encanta fijarme en las personas que viajan en mi tren... Un día tras otro, al final terminas echándolos de menos cuando no están! :)
Besito ! :*
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres