Blogia
Duna Loves

Una carta para nadie

Sin saber, sin pensar, sin querer... escribir, sólo sentir,
decir lo que tienes que decir,
sacudir tu cabeza como las alas de un pájaro en peligro,
abrirte el corazón y repartir en desigualdad los sentimientos,
y escribir, y escribir, y escribir
y olvidarte de sentir por un instante,
colgar cabeza abajo las ideas, como los malos aviones de papel que no vuelan,
y obligarlas a salir fuera,
y al tocar con la pluma un dolor, como las agudas de un piano,
duele... sí que duele, pero ¡qué importa que duela!,
tu dolor de mísero escritor es irrelevante,
sólo los ojos, desde el otro lado de las letras,
sólo los ojos anónimos dan sentido a tu gran insuficiencia,
esos ojos leen tus palabras, las hacen suyas,
te las arrancan del alma mientras tú mueres en cada parte de ti que vendes,
pero sólo esos ojos, desde el otro lado de las letras,
sólo los ojos anónimos dan sentido a tu gran insuficiencia,
porque sin el reflejo de tus palabras, sin nadie, no eres nadie,
y el dolor crece... gigante que se oculta en la oscuridad porque hasta su sombra lo devora,
miedo que mata las ganas,
marioneta manipulada que eres, manipuladora,
cárcel que se libera y a ti aprisiona,
animal antisocial, hiena,
mayoría absoluta sin recuento de víctimas,
recuerdo que no recuerdas, pero tampoco borras,
secreto que escondes en los bolsillos,
sueño del que no despiertas,
esquinas dobladas del círculo con el que ilustras tu vida
¿a quién esperas? no esperes a nadie, no eres nadie para esperar nada,
tú simplemente estás... olvida a los demás,
no hay lágrimas para ahogarte, si es lo que quieres, si no escuentras la calma,
tú sólo escribes y nada más, porque el dolor, a todas partes llega.
No hay quien escriba sin pasar por él, es el filtro, es el juez, él decide,
tú sólo escribes
sin saber, sin pensar, sin querer... escribir, sólo sentir
para nadie...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres