Blogia
Duna Loves

En un andén de la estación...

En un andén de la estación... Recuerdo que no hace mucho, cerca de acabar el curso, entregé junto a mis compañeros un reportaje audiovisual sobre el 11-M, "Una semana después". Se elaboró la entrevista, se estructuró, se fue a Madrid a entrevistar a vecinos de las estaciones afectadas y a los manifestantes presentes, y después se montó. Recuerdo que se metieron, como intermedio entre tanta pregunta, unos segundos de las increíbles imágenes de la estación de Atocha: una marea de velas rojas y flores devoraba un rincón de la estación. Como acompañamiento musical a las imágenes, escogimos el tema Le Moulin de Amelie, ese tema que tanto me gusta y del que ya comenté algo anteriormente.
Bueno, pues hoy cogí el tren de las 8.30 de la mañana, entré en un vagón de los que llevan música y allí, al momento, reconocí esa misma canción... El interior del vagón se difuminó y a través de su pasillo vi velas rojas, todas encendidas, algunas medio consumidas, y flores, muchas flores; pasajeros heridos, destrozos en el tren, lágrimas... todo pasaba a cámara lenta y, a pesar del ruido de la gente que realmente me acompañaba, yo podía continuar la canción sin problemas, absorta en sus notas y en mi recuerdo, el de aquellas imágenes de nuestro reportaje sobre la estación de Atocha, desgraciadamente imágenes reales.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

6 comentarios

hechi -

Me emociona por que todos estamos sensibles con ese tema...hoy me quedo calladita, disfrutandote...
muá

Carlos -

DuNa, me has impresionado, me has dejado sin palabras al recordar de una manera tan sutil y elegante aquel día, que siento que me ha marcado tanto.

Lo de la música es cierto, hay veces que canciones quedan enclavadas en nuestra mente a una situación determinada.

Durante un tiempo estuve leyendo un libro para el instituto con un disco de fondo. El disco me encantaba y lo escuchaba una y otra vez mientras pasaba las hojas de este libro, que por cierto releía.

Ahora canción y libro han quedado indisolublemente unidos, y cada vez que oigo esta canción, muy famosa, por cierto, no puedo evitar acordarme de mi sentado en una silla de mi habitación con el libro abierto.

Un abrazo.

DuNa -

Ardi: es impresionante lo que cuentas y tienes razón

H: Sería esa sensación... la que tuve entonces volvió de la mano de esa canción que solo trataba de ilustrar un reportaje.

Mariposa: Miremos hacia adelante, no nos dejemos vencer por el dolor para que no nos vuelvan a ganar!

La Mariposa -

DuNa,

Cuando la razón no alcanza, cuando la lógica no tiene sentido, cuando nada encaja y todo son piezas de rompecabezas diferentes... sólo nos queda aceptar la nostalgia e intentar no voltear la cabeza al pasado...

... porque cada vez que lo hacemos, volvemos a sufrir... y esos malnacidos se salen de nuevo con la suya...

Besos voladores

H -

Realmente la música, o un olor te pueden llevar a una sensación determinada a un momento o recuerdo que no quisieras recordar pero se recuerda... , más que un recuerdo, suele ser una sensación... de tristeza o alegría, propiciada por ese preciso olor o nota, que te llevan al momento que ocurrió todo, pero aun asi hay que seguir... seguir viviendo.

Ardibeltza -

Dunita... por desgracia todo se insensibiliza.
Ser un vejete (perdona, es una broma) me permite haber conocido a otro aún más vejete... un periodista, A.R. (no quiero que me lea y se moleste), que cubrió en poco tiempo varios desastres para televisión española. Posiblemente no los recuerdes, quizá no habías nacido, o tenías pocos años. En pocos meses un montón de desgracias. Una de ellas, el choque de dos aviones en Barajas en día de niebla. Me dijo que después vomitó. Pero estuvo allí nada más ocurrir todo, paseando con el cámara entre la niebla, los restos de los aviones, los cuerpos destrozados y apenas cubiertos por sábanas...
Hace un año coincidí también con una periodista de radio que, quién lo díría, pudo haber sido mi condiscípula pero no nos vimos nunca... y que cubrió lo del camping Los Alfaques. Ella estaba embarazada, y llegó con un motorista cuando acababa de ocurrir todo, no haría ni dos horas. El olor a carne humana quemada le duró meses. Pero el corazón se endurece para sobrevivir. Aunque un detalle, como la música, nos retrotrae a los recuerdos, nadie puede convivir con el horror mucho tiempo...
Bah, ¿por qué juego a hacerme el viejo duro, cuando soy joven y emotivo? :-)))
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres